/COMUNICAE/

Para vender un inmueble se requiere realizar una serie de pasos que acondicionen el espacio hasta hacerlo lo suficientemente atractivo para que las personas interesadas puedan tener una idea de cómo sería vivir allí y se decidan a adquirirlo


Los pisos elevarán sus posibilidades de ser vendidos en la medida en la que sus actuales dueños actualicen y pongan al día cada uno de los espacios de la propiedad, de tal forma que los conviertan en áreas limpias, neutras, que despierten el deseo de los futuros propietarios.

La empresa Compra Venta Pisos Zaragoza, indica que una sugerencia que siempre hacen a sus clientes es que acondicionen los espacios hasta que los conviertan en una vivienda atractiva, luminosa, que favorezca que otra persona desee vivir allí.

Para conseguirlo se utilizan diversas estrategias basadas en el “home staging” llamado en español puesta en escena de la casa, que forma parte del marketing inmobiliario y consiste en acondicionar un espacio para facilitar su venta de forma más fácil y rápida.

Esta práctica busca privilegiar la limpieza y el orden, arreglar desperfectos, decorar de manera neutra e impersonal. A esto se le añade el tratar con amabilidad a los futuros compradores y estar al pendiente de las comunicaciones que se establezcan con ellos a partir de la primera visita.

Aspectos a considerar para vender un piso
A nivel de infraestructura se debe realizar una inspección general del espacio que permita identificar las áreas que requieren reparaciones. Si se carece de dinero para invertir en ese aspecto, se sugiere ser claro con los futuros compradores e informarles cuáles áreas necesitan reformas y cuánto les costará hacerlas.

La limpieza y el orden parecen obvios si se desea vender un piso, pero no todos los vendedores lo toman en cuenta y eso disminuye considerablemente sus posibilidades de venta. Es importante hacer un esfuerzo porque cada área de la vivienda luzca limpia, ordenada, huela bien y sea cálida y acogedora, para lo cual pueden aprovechar la luz natural y reforzar la iluminación general. Los futuros clientes se imaginarán cómo sería vivir allí, por eso es que el orden es primordial.

Cuando la máxima es vender, la decoración no se puede conservar exactamente igual como la tiene el dueño de la propiedad. Hay que introducir pequeños cambios para despersonalizar el espacio tales como pintar las paredes en tonos neutros, quitar los cuadros, fotografías familiares u objetos personales y cambiarlos por objetos o decoraciones impersonales.

Se pueden añadir plantas, jarrones, cojines, alfombras, manejar una buena iluminación, usar muebles cómodos y funcionales que no luzcan pesados ni viejos. Si no se cuenta con un presupuesto amplio se puede hacer con lo que se tenga en casa o pedir mobiliario prestado a familiares y amigos.

Una vez que la vivienda esté a tono, se requiere reforzar la comunicación con los clientes y que cuando visiten la propiedad sean tratados con amabilidad y se les de su espacio para conocer la casa sin perseguirlos, sumado a mantener una interacción fluida luego de esa primera visita que favorezca la compra.

Para conocer más acerca de cómo vender un piso de manera óptima en Zaragoza y para visualizar la oferta de propiedades disponibles se puede visitar el sitio web de la empresa en https://www.compraventapisoszaragoza.com.

Fuente Comunicae